jueves, 9 de enero de 2014

'On the steel breeze', de Alastair Reynolds

On the steel breeze. Alastair Reynolds. 2013

On the steel breeze es una novela de ciencia ficción, del genero de Space Opera, escrita por el autor galés Alastair Reynolds. Esta novela forma parte de una trilogía llamada Poseidon's Children, y es precedida por Blue remembered Earth.

La trama de esta novela se ubica a mediados del siglo XXIII, en donde la humanidad ha conquistado las lunas y planetas del sistema solar, y se embarca en su primer viaje interestelar hacia el planeta Crucible,  a un poco más de 20 años luz de distancia de la Tierra.

La protagonista de la novela es Chiku Akinya, hija de una de los protagonistas de la novela anterior, Sunday. Chiku es uno de esos personajes que solo se ve en la ciencia ficción, cuando cumple 50 años realiza un rejuvenecimiento de su cuerpo y después se manda fabricar dos clones.

Realiza una digitalización de si misma y ordena que su personalidad se implante en los clones, cuando termina la operación no se podría definir quien es la Chiku original, por lo que deciden nombrarse por colores, Chiku verde, Chiku roja y Chiku Amarilla. Los cuales son los colores Pan-Africanos.

Las tres Chikus elijen a la suerte su destino, Chiku Roja prepara una nave para ir en búsqueda de Winter Queen, la nave estelar de su abuela, Eunice Akinya, con la finalidad de descubrir si dejo algo de información en ella.  

Chiku Verde se alista junto a su familia en la caravana que prepara la humanidad hacia el planeta Crucible, en donde se aloja el primer artefacto alienígena encontrado por la humanidad, el Mándala.

Mientras que Chiku Amarilla se queda en la Tierra, como repositorio de los recuerdos de sus hermanas. El truco es que básicamente las tres comparten la misma conciencia cuando se intercambian los recuerdos.
 
La novela inicia cuando Chiku Amarilla recibe la visita de un miembro de las Naciones Unidas Acuáticas, Mecufi, un ser humano modificado completamente para vivir bajo el agua. Mecufi, tiene noticias que dar y favores que pedir, pero lo más importante es el descubrimiento realizado por su gente, una nave espacial que cayo al océano, habitada por un solo tripulante, Chiku Roja.

Mientras tanto, en la caravana de exploración hacia el planeta Crucible, Chiku verde debe arreglar el grave problema creado por una explosión ocurrida en la nave donde viaja, Zanzibar. Este accidente se produjo gracias a los experimentos del jefe de físicos, Travertine, quien intenta descifrar los misterios de la física post-chibesa, las matemáticas necesarias para realizar el frenado de las holonaves, una vez que se aproximen al planeta.



Encontré la primer novela, Blue remembered Earth algo aburrida. Y menor para los estándares de las novelas anteriores de Reynolds, después de meditar el motivo de esta afirmación recordé la razón, los personajes eran demasiado cautelosos, hasta al punto de llamarlos miedosos, tenían que ser empujados prácticamente por la trama para que se levantaran de sus asientos y se dispusieran a hacer algo. 

Y esto era más notable cuando se comparaban contra sus ancestros, los verdaderos pioneros en la exploración del sistema solar.  Encontré a los protagonistas blandengues, pasivos, apáticos y quejosos, no me creía que leía una novela de Reynolds.

Al parecer no fui el único que le pareció así, porque en esta segunda novela encontramos una protagonista mucho más madura, valiente y dispuesta a sacrificarse por los demás. Y a pesar de ser un libro extenso (800 paginas) no carga con tanta inercia como el primero.

Uno de los temas principales en el libro es la coexistencia entre los seres orgánicos y las inteligencias de silicio, tema recurrente en las obras de Reynolds. También la promoción de la inteligencia animal, si David Brin pudo meter delfines en su saga de los pupilos, Reynolds levanta la apuesta e involucra elefantes.

Entretenida space opera, es útil más no necesario leer la novela que le precede. La factoría de ideas ha traducido las demás obras de Reynolds, pero no se han animado con estas aún, esperemos a ver que ocurre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hair side, flesh side, de Helen Marshall

Hair side, flesh side. Helen Marshall.    Anteriormente había dado mi opinión de la segunda recopilación de relatos de esta autora canadi...