domingo, 3 de febrero de 2013

Los tres estigmas de Palmer Eldritch, de Philip K. Dick

Los tres estigmas de Palmer Eldritch. The three stigmata of Palmer Eldritch. Philip K. Dick. 1965

Los tres estigmas de Palmer Eldritch es una novela de ciencia ficcion del autor norteamericano Philip K. Dick, esta novela podría clasificarse dentro del subgénero de la New Wave debido a la época en que fue escrita, pero Dick nunca se ciño a ninguna moda o genéro, así que es mejor no darle vueltas a ese asunto y solo disfrutarla.



En una fecha indeterminada del siglo XXI la humanidad ha creado bases en la mayoría de los planetas y las lunas del sistema solar.

Con el fin de soportar las brutales penurias y el aburrimiento de la terraformación, los colonos se refugian en una droga muy particular llamada Can-D. Esta droga se utiliza junto a unas maquetas ultrarealistas, en las cuales habitan dos personajes parecidos a los muñecos Barbie y Ken, estos personajes son Perky Pat y su pareja.  

La utilización del equipo Perky Pat junto a la droga Can-D permite a los usuarios tener una alucinación consensual, en donde los hombres y las mujeres comparten la existencia dentro de los respectivos muñecos.

La novela inicia con las vicisitudes de Barney Mayerson, el precognitor en jefe de la compañía Perky Pat, los precognitores son personas con la habilidad mental de clarividencia, y su trabajo en particular es seleccionar los aditamentos para maquetas que tendrán mayor éxito entre los usuarios.

Barney recibe un aviso de alistamiento a una colonia marciana, a pesar de que el calentamiento global en la Tierra a llegado a niveles inauditos, a tal grado que se ocupa un traje especial para cuando no se está a resguardo, nadie desea ir voluntariamente a las colonias.

Además de esto, Barney inicia una relación amorosa con su subordinada, Roni Fugate. Para complicar las cosas, el nuevo esposo de Emily, la ex-esposa de Barney, acude a las oficinas de Perky Pat para vender unas nuevas miniaturas, pues Emily es diseñadora, esto pone en una disyuntiva a Barney pues todavía ama a su ex-esposa, pero no desea hacerle la vida fácil.      

Pero el verdadero detonador de la historia es el regreso a nuestro sistema solar de Palmer Eldritch, un hombre excepcional que realizó el viaje hasta Próxima Centaury completamente solo. 

Se rumora que Eldritch tuvo contacto con los Próximanos y que de ellos obtuvo un liquen del cual se genera una droga excepcional, la Chew-Z. La cual permite construir interiormente el universo deseado por el usuario y pasar cualquier cantidad de tiempo posible en él, sin que trascurra el tiempo en el mundo real.

El dueño de Perky Pat, Leo Bulero, le pide a Mayerson que encuentre la ubicación de Eldritch, debido a que esté estrello su nave en Plutón. Ya que desea discutir con él la distribución del nuevo mercado (Esto es debido a que Perky Pat es el principal distribuidor de Can-D), pero visualizando el futuro, Mayerson descubre que Leo en realidad va a matar a Eldritch.



 
Puedo afirmar sin lugar a dudas que está novela es la más confusa de Philip K Dick. No puedo dar ejemplos de esto sin arruinar la trama, pero es como un mal viaje de LSD que no termina, sigue y sigue como conejo de Energizer.

La utilización de maquetas para escapar de la realidad la extrajo Dick de un cuento corto que había creado anteriormente "Los días de Perky Pat", escrito en 1963.

En ninguna otra obra de Dick se siente esa tremenda sensación de estar parado sobre hielo delgado como en esta, hace sentir la lectura de Ubik o El hombre en el castillo como una caminata en el parque.

Esta es una de las primeras obras de Dick en explorar temas religiosos, y a pesar de no ser tan conocida como ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, o tan bien estructurada como El hombre en el castillo, tiene una energía maníaca  y una lógica interna tan singular y exótica que la aparta de las demás obras. Y lo mejor de todo es que es muy divertida.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hair side, flesh side, de Helen Marshall

Hair side, flesh side. Helen Marshall.    Anteriormente había dado mi opinión de la segunda recopilación de relatos de esta autora canadi...